El fin de semana se registró una serie de ciberataques  a gran escala que afectó a las empresas telefónicas, Iberdrola y Gas Natural entre otras compañías en España, así como al servicio de salud Británico, como confirmó el Centro Nacional de Inteligencia.

Posteriormente el software malicioso se extendió a otros países volviéndose un ataque de escala mundial. Se han reportado al menos 74 objetivos alrededor del mundo que fueron atacados al mismo tiempo.

Los análisis previos sostienen que WannaCry usó la vulnerabilidad ETERNALBLUE, desarrollada por la  Agencia de Seguridad nacional y filtrada por el grupo “The Shadow Brokers”, que permite atacar computadores con el sistema operativo  Microsoft Windows. Dicha vulnerabilidad fue detectada en marzo en los sistemas operativo Windows. La compañía Microsoft comenzó a lanzar parches de seguridad al día siguiente de conocerse el 10 de marzo de 2017, pero solo para las versiones con soporte posteriores a Windows Vista (Y como un parche por separado para Windows 8, Server 2003 y XP). Las computadoras del mundo empresarial que no habían aplicado las actualizaciones de seguridad del 14 de marzo de 2017 que incluían la solución al problema MS17-010 en el sistema operativo Windows quedaron gravemente afectados, con sus archivos codificados y apareciendo un mensaje en pantalla que exigía un rescate de 300 dólares en bitcoins a cambio de descodificar los archivos.

16/mayo/2017

May 16, 2017

DEJANOS TUS COMENTARIOS

*NOMBRE

*CORREO

DEJA TUS COMENTARIOS